lunes, 12 de diciembre de 2016

No compartas esa foto (o por qué la filtración de desnudos está mal)


El Dínamo

No compartas esa foto o ese video de connotación sexual sin permiso de la persona que aparece allí.


Porque esa persona no dio su consentimiento para hacer pública la foto. Y cuando no hay consentimiento, hay abuso. Una relación sexual es violación si alguna de las partes involucradas fue obligada o no dio el sí explícito. Una tocación se vuelve acoso sexual cuando ese cuerpo se agarra sin permiso. Una foto sexual se convierte en violencia cuando se difunde sin que la persona lo apruebe. Es violencia anular la voluntad de una persona. La clave está en la autorización. Si no hay consentimiento, no hagas daño. No compartas esa foto.

Porque como dijo Frank Underwood en House of Cards, “todo se trata de sexo, excepto el sexo. El sexo se trata de poder”. Manosear a una chica curada (o sobria) sin que se dé cuenta, difundir fotos con connotación sexual de una persona sin que ésta quiera u obligar a alguien a tener sexo NO SON VARIACIONES DE UNA RELACIÓN SEXUAL, SON ABUSO DE PODER. Y si hay poder, es político. No hay libertad ni igualdad si se goza a costa de una persona, obviando lo que esa persona siente. No te pongas del lado del opresor, no compartas esa foto.

Porque tenemos una legislación tan precaria, que la persona que aparece en esa foto sexual tendrá pocas o nulas herramientas legales para defenderse. Entonces la vulneración es doble: cuando su foto circula al infinito sin que ella quiera y luego cuando no tiene armas para exigir justicia y reparación ante el abuso. No seas cómplice, no compartas esa foto.

Porque lo que sucede en internet es tan real como la vida real. No porque la foto o video circule por Twitter o en un chat de WhatsApp eso cala menos en la realidad. Es su imagen, es su cuerpo, es su nombre, es ella. El abuso no termina cuando te desconectas de internet. Esa persona va a cargar con el estigma adonde quiera que vaya. No seas inconsciente, no compartas esa foto.

Porque es un problema político en coordenadas de género y si la víctima es mujer estás reproduciendo siglos de desigualdad. Los cuerpos de las mujeres se trafican explotándolos como objetos de goce masculino, para vender cervezas o para demostrar la masculinidad ante otros hombres en un grupo de chat. No es una foto aislada, es una pieza más de un engranaje de situaciones de abuso, que se repiten y se manifiestan distinto. No alimentes el machismo, no compartas esa foto.

Ponte en su lugar. No compartas esa foto. Es un problema sin matices y de solución simple. O ayudas a alguien a quien están vulnerando o te pasas al lado de quienes agreden sin consideración. Frenas la cadena o la perpetúas. No hay más. No lo hagas. Por favor, no compartas esa foto.

No hay comentarios.: