jueves, 16 de octubre de 2014

Tenemos Apendicity: nos enferma el sexismo y la desigualdad en la ciudad



A veces siento que soy un apéndice de la historia. Un apéndice de la ciudad.

Un apéndice es un añadido, un agregado, un complemento de algo. El arroz del plato. Una cosa menor que pertenece a otra cosa más grande. Ser mujer es ser apéndice del mundo. Altiro pienso en el mito cristiano del origen de la humanidad: dios creó al hombre a su imagen y semejanza (ergo, dios es hombre) y como lo vio tan solito (pobre), le arrancó una costilla (dolor) y a partir de ésta construyó otra cosa, construyó a la mujer.

La mujer es un pedazo del hombre, su apéndice.

martes, 14 de octubre de 2014

Homenaje a las ampliaciones de los block, los palafitos de la pobla



Si yo supiera escribir poemas, los escribiría para los palafitos de Santiago. Esas pieza-ampliación que construyen los vecinos de los blocks de la población, que no tienen pasto ni jardines, de esa población donde no hay calles, sino pasajes con nombres de poetas, de frutas o de volcanes chilenos con fama internacional. Escritores y geografías lindas, que toda la vida nos han sacado pica, porque se sobran de su reconocimiento internacional, de aparecer en la tele por bellos y buenos, y no por feos, ladrones y violentos, como nosotros, un triste puñado de personas hacinadas en esas piezas flotantes, construidas con material ligero, pero con ingenio y necesidad densa.