domingo, 30 de octubre de 2011

La virginidad inculcada

Una vez leí un reportaje sobre la conciencia de la virginidad en las adolescentes del grupo social llamado ABC1Me sorprendió lo distorsionada que estaba su idea de la virginidad. OK, antes de declarar cualquier cosa, asumiré que el reportaje estaba generalizando. Aún así, aunque sea una minoría, es un grupo de niñitas que necesita con urgencia aprender pan-pan-vino-vino cómo son las cosas.
 
Por Arolas, una colboración para Tengoutero.com

lunes, 24 de octubre de 2011

Menos mal que no leí El Quijote en el colegio, una reivindicación

Por Arolas Uribe para LuchaLibro.

Menos mal no leí El Quijote en el colegio. Es un libro vasto y complejo que hay que leer con tiempo y dedicación. No es un libro para que la profesora de lenguaje te esté presionando para que lo termines pronto. No se puede reducir su profundo entramado bajo una pregunta del tipo “¿Quiénes eran los personajes principales del libro?”. Porque El Quijote hay que leerlo con cariño por la lengua y por las letras. Hay que leerlo sin reírse del pobre Quijote, sino descifrando la mezcolanza de ideas que Miguel de Cervantes tenía en su cabeza.

jueves, 20 de octubre de 2011

El dibujo que amé

Cuando veía dibujos animados sentía atracción-amorosa-sexual por algunos personajes. Uf, no puedo creer que lo haya confesado. Pero es verdad: Cuando chica, me pasaba rollos no sólo con los más minos de la época (humanos estilo Zack Morris), también estaba enamorada de caricaturas, que no eran siempre dibujos de personas. Me llegó a gustar un Moto Ratón de Marte. ¿A nadie más le pasó? Díganme que no estoy sola en esto. En fin, estos fueron mis amores platónicos versión dibujo:

Por Arolas para Ramona.

Justin Bieber y la lucha de clases*



Trabajo al lado del Hotel W. Los gritos agudos y excitados de las quinceañeras que aclamaban por Justin Bieber fueron parte de mi día cuando el cantante canadiense llegó en Chile. Me di una vuelta por la Plaza Perú, vi a todas las niñitas vestidas de morado, cantando los hits del popero del momento, soñando con robarle un beso o con darle un abrazo.