martes, 15 de junio de 2010

Carta abierta de una chilena a Marcelo Bielsa

Ser chilena y ver un mundial es casi una tragedia. Creo que como nación, poseemos rasgos masoquistas, de lo contrario no entiendo cómo soportamos tantas derrotas y humillaciones en la cancha. Lo más cerca que hemos estado de besar la copa fue en el Mundial del 62. Chile obtuvo un honroso y modesto tercer lugar. Claro, ese año, fuimos sede del evento, por lo que el puesto huele bastante a arreglos poco honestos. Guardando la honra, claro está, de la FIFA y todo lo demás. Como sea, nunca más se repitió el milagro.